martes, 22 de noviembre de 2011

Xenofobia en la historia

En la Grecia clásica pueden descubrirse ya rasgos xenófobos, unos rasgos que se aprecian en los escritos platónicos: la sobrevaloración de la «polis», de la propia cultura en detrimento de las demás. En la historia, dependiendo de las civilizaciones y culturas que han entrado en contacto, se ha manifestado xenofobia entre estas civilizaciones y culturas. Así surge el antijudaismo, el racismo contra las etnias americanas, el racismo colonial y neocolonial europeo en África, la repulsa a los gitanos.

En los últimos años del siglo XX, con la crisis económica, la xenofobia se ha manifestado muy agresivamente en toda sociedad y comunidad donde cohabitan grupos étnicos distintos, que no estén lo suficientemente integrados en la comunidad autóctona. De esta manera, se han multiplicado los actos xenófobos tales como pintadas, folletos, campañas, discursos e incluso actos de violencia como linchamientos y matanzas. 


La primera mitad de este siglo, fue especialmente trágica con el exterminio de millones de personas, justificado por la xenofobia y el racismo. El juicio de Nuremberg puso fin a ese periodo y se suponía concluido. La realidad es que los movimientos nazis, neonazis, racistas y xenófobos han persistido, y reaparecen con mayor fuerza en los momentos de crisis, propicios para despertar los sentimientos xenófobos. En la actualidad, la comunidad internacional muestra una creciente preocupación por la proliferación de estos grupos que, principalmente, infiltrándose en movimientos sociales y encuadrados en partidos de ultraderecha, disfrazando su carácter racista y xenófobo o declarándolo abiertamente, se alimentan de las incertidumbres que genera la actual crisis.


A menudo, los propios medios de comunicación transmiten al público la idea de que las culturas extranjeras son “inconciliables” con la propia, y esto contribuye a que sólo se acepte al extranjero cuando éste se asimila a la cultura local, renunciando a la propia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada